Investigación.

Otra consecuencia del confinamiento por el COVID-19 ha sido una mayor concienciación sobre la importancia que tiene la investigación. Tantas veces menospreciada en cuanto hay limitaciones económicas.

Así, las empresas farmacéuticas de medio mundo se han puesto a investigar fármacos y una vacuna que puedan solventar el problema del coronavirus.

También se ha constatado la importancia de que las empresas reaccionen con rapidez para adaptarse a los cambios.

Por ej.: en la fabricación de mascarillas, batas de plástico para personal sanitario, etc.

 

Educación.

En la educación se han ofrecido cursos gratuitos por las mejores universidades del mundo. Los ha realizado mucha mas gente que antes, y ha servido para aumentar su formación y ver lo positivo de sus procedimientos con videos muy didácticos, generalmente en ingles.

Hay universidades que piensan ya en acompañar a sus estudiantes para siempre proporcionándoles la formación y herramientas que necesiten a lo largo de toda su vida profesional.

Herramientas y tecnología on-line, se ha potenciado considerablemente.